Neumáticos runflat y neumáticos reforzados

Las ruedas son una parte esencial del coche. Hoy vamos a conocer la tipología de neumáticos runflat y neumáticos reforzados para que puedas decidir mejor sobre su instalación. Y es que contar con neumáticos adecuados y en buen estado puede evitarnos sustos innecesarios.

Para ello, lo primero que deberás saber es que cada tamaño de neumático tiene un índice de carga definido. Este número indica la capacidad máxima de carga de un neumático cuando circula a la mayor velocidad permitida. Lo puedes localizar en el flanco del neumático, al lado del diámetro de la llanta. Es un valor definido por organizaciones técnicas de fabricantes de neumáticos como la ETRTO (Asociación Europea de Fabricantes de Neumáticos y Llantas).

Neumáticos runflat y neumáticos reforzados

¿Qué son los neumáticos runflat?

Los neumáticos runflat, también llamados antipinchazos, no son nuevos. Se estrenaron por primera vez hace más de 30 años, y se siguen utilizando hoy en día. Cuentan con paredes laterales especialmente reforzadas. El estado de las ruedas, su calidad y su grado de conservación son factores que aseguran un buen agarre al asfalto y una rodadura segura. También, por su gran consistencia, resultan capaces de soportar el peso de un vehículo aunque experimenten una pérdida total en la presión del aire. Esto puede ocurrir por un pinchazo o un golpe que dañe parcialmente alguna rueda. Así, permite al automóvil seguir circulando a una velocidad limitada, sin superar los 80 km/h. Gracias a ello, podrás llegar a un centro de servicio donde reparar o reemplazar la rueda dañada.

Su instalación requiere la presencia de un TPMS (Tire Pressure Monitoring System). Se trata de un mecanismo que permite monitorizar un neumático para indicar si ha habido alteraciones en la presión. Así, en el momento de sufrir pérdida de presión, el sistema TPMS nos alertará. En este caso solo habrá que reducir la velocidad, sin necesidad de bajar del coche y cambiar la rueda.

¿Qué son los neumáticos reforzados?

Mientras una cubierta normal se marca como SL (Standard Load), entre los neumáticos reforzados el más popular es el XL (Extra Loud). Otras señales que podemos encontrar son EXL, RFD, RF o Reinf (Reinforced). Su uso está recomendado para vehículos pesados con un motor bastante potente. Así, cuanto mayor sea la capacidad de carga del neumático mayor será la resistencia a altas velocidades. Esto es debido a su mayor presión y capacidad de carga. Y es que la capacidad de carga de cada rueda depende de su estructura, posibilitando una mayor presión de aire en su interior. En el manual de cada automóvil se puede encontrar la presión recomendada para este tipo de cubiertas.

Cabe destacar, que los neumáticos reforzados tipo C están específicamente fabricados para vehículos de reparto. Todo gracias a su alto índice de carga y bajo índice de velocidad. Así, pueden llegar a utilizarse en autos con una carga máxima de 3,5 toneladas.

Ventajas e inconvenientes de los neumáticos runflat

La seguridad es una de las principales ventajas de los neumáticos runflat, ya que puedes conducir largos trayectos en caso de pinchazo. Gracias a su diseño, ante cualquier impacto o desgaste de la rueda en superficie, la cubierta permanece unida a la llanta evitando posibles accidentes. Además, no tendrás que salir del coche para cambiar la rueda y tendrás más espacio en el maletero. Ten presente, porque puede ser confuso, que los neumáticos runflat planos parecen iguales que los normales. Por eso cada vez más fabricantes de vehículos los instalan como Equipo Original (OE).

Sin embargo, este tipo de ruedas también presentan inconvenientes con respecto a los modelos más tradicionales. Por ejemplo, su precio es más alto debido a los complejos procesos de fabricación, materiales, diseño y menor demanda. Asimismo, al tener mayor peso requieren un esfuerzo superior para desplazar toda la carga a la misma velocidad. Esto hace que el consumo se incremente, dando como resultado ruedas menos eficientes. En cuanto a su reparación, no es recomendable, siendo lo mejor una sustitución. Esto hace que se limite su durabilidad, exigiendo un mayor coste al cambiarlos. Además, necesitan que el automóvil monte un tipo de llantas especiales que se adapten a este neumático. No todos los coches pueden colocar este tipo de ruedas, aunque sí a la inversa. Es decir, una llanta que sirve para un neumático runflat estará preparada para que el conductor pudiera cambiarla por un tipo de rueda convencional.

Ventajas e inconvenientes de los neumáticos reforzados

Entre las ventajas de los neumáticos reforzados encontramos su mayor durabilidad. Siempre que se cumpla la presión recomendada por el fabricante del automóvil, se podrá circular más kilómetros sin sufrir problemas internos. Incluso en circunstancias intensas de uso. El refuerzo de la cubierta también aumenta su resistencia a daños mecánicos, mejorando la tracción y adherencia del neumático. Al contar con un neumático más rígido se facilita una mayor estabilidad, proporcionando mejor rendimiento en curvas y giros. Con ello, se ofrece una transmisión más eficaz de la potencia del coche a la carretera, así como una mayor resistencia a la sobrecarga por aceleraciones, frenazos, fuerzas centrífugas en las curvas, etc.

Por su parte, uno de sus mayores inconvenientes es el ruido, generando hasta 1 dB más que los normales. Asimismo, su uso aumenta el consumo de combustible debido a una mayor resistencia a la rodadura. Esto es así porque la utilización del refuerzo puede incrementar el grosor de la zona frontal -bajo la banda de rodadura- y del hombro del neumático. En algunos casos, la comodidad en la conducción también puede verse afectada.

neumáticos con microchip tecnologia

¿Son recomendables?

Cuando hagas el mantenimiento de tu vehículo es importante seleccionar bien entre la amplia oferta de neumáticos. Puedes comprar neumáticos en Confortauto con estas características y si tienes dudas, consultar con nuestros expertos. Para elegir un tipo concreto deberás valorar las características del coche y el uso que le darás. Recuerda que las ruedas son una parte muy importante del coche, donde descansa toda la fricción del automóvil. Y es que no es lo mismo moverse por áreas urbanas que hacer viajes nocturnos por carreteras en mal estado. En este caso los neumáticos runflat serían los más recomendables. También si recorres muchos kilómetros para acudir al trabajo, visitar a la familia o ir de vacaciones.

En cambio, los neumáticos reforzados son recomendables si solemos recorrer trayectos con cargas significativas. Y es que su uso puede influir bastante sobre la vida útil de todo el conjunto. Además, este tipo de cubiertas también están recomendadas para vehículos con un motor potente. Por ejemplo, suelen utilizarse en coches deportivos de altas prestaciones. Esto es así porque proporcionan mayor control y resistencia ante las aceleraciones, frenadas, curvas cerradas… Asimismo, ofrecen mayor tracción y durabilidad, lo que favorecerá la economía doméstica.

Por último, hay que tener en cuenta que siempre hay que seguir las indicaciones de los fabricantes. Si nuestro automóvil ha sido homologado con neumáticos reforzados, habrá que ajustarse a ellos. Si nuestro coche está adaptado a una capacidad XL, no debemos adquirir neumáticos SL porque son más baratos. Estaríamos poniendo en riesgo nuestra seguridad con graves consecuencias en caso de accidente. Asimismo, debes saber que algunas compañías de seguros podrían incluso negarse a pagar la indemnización.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

cómo elegir neumáticos para 4x4

Cómo elegir neumáticos para 4×4: encuentra tu modelo

Elegir neumáticos puede llegar a ser una ardua tarea si desconocemos qué características deben tener ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *