Qué revisar en un coche de segunda mano: mejores consejos

Comprarse un vehículo es una tarea que en ocasiones puede resultar abrumadora por la gran oferta existente en el mercado. Esta adquisición se puede hacer más difícil todavía, si lo que estamos buscando es un automóvil de segunda mano. Y es que, además de elegir la marca y modelo que más nos guste, tendremos que prestar atención a muchos más aspectos. Es por ello que en este artículo de Confortauto te decimos qué revisar en un coche de segunda mano. ¡Sigue leyendo para averiguarlo!

Qué revisar en un coche de segunda mano

Antes de comprar…

Tienes que tener en cuenta que lo primero que vemos de un coche es su aspecto: carrocería, color, limpieza exterior… No te dejes atraer solo por estas cuestiones, ya que pueden esconder alguna trampa interior, sobre todo, en la parte mecánica. Asimismo, aconsejamos informarse primero del estado del mercado de segunda mano buscando por internet o recurriendo a expertos. También puedes pedir cita en tu taller Confortauto más cercano para hacer una revisión de los puntos clave del automóvil.

Recuerda pedir la documentación oficial, probar y revisar todos los elementos del coche y preguntar a tu vendedor cualquier duda. ¡No te quedes sin saber nada! A continuación, te ofrecemos los mejores consejos para revisar a fondo tu futuro coche. De esta manera, podrás evaluar tu compra conociendo toda la información del estado de conservación y mantenimiento del vehículo usado. 

¿Qué comprobar por fuera?

1. Pintura y parachoques

Como hemos comentado antes, la carrocería es lo primero que vemos. Así, tendremos que observar si la pintura está deteriorada. Si la vemos con poco brillo nos indicará que el automóvil no ha estado guardado en un garaje. En cambio, si el color luce homogéneo significa que está bien cuidado y no ha estado en el exterior. Si hay zonas con el mismo color pero diferente tonalidad, puede deberse a que ha sufrido reparaciones. El estado del parachoques delantero y trasero también nos dará pistas de si ha habido accidentes.

2. Puertas, faros, lunas y limpiaparabrisas

Abre y cierra las puertas para ver si hacen ruido o no encajan bien. Mira detenidamente las lunas para que no tengan ningún desperfecto. Lo mismo ocurre con los faros, que también debes revisar si su iluminación es correcta por delante y por detrás. Y no te olvides de los limpiaparabrisas, elementos importantes para nuestra visibilidad en días de lluvia.

3. Juntas de la carrocería

Un vehículo viene montado por piezas, por lo que ante un accidente leve se suele cambiar solo la parte dañada. Vigila que todas las juntas de la carrocería estén bien unidas. Así podrás saber si ocultan o no algún golpe.

4. Ruedas

Es muy importante comprobar el estado de llantas y neumáticos, y ver si cumplen los requisitos legales para circular. En este artículo te contamos la profundidad mínima que deben tener. Un excesivo e irregular desgaste podría afectar a otras partes del automóvil como la suspensión o la dirección. Es buena idea saber cómo está la suspensión, o ver si hay presencia de óxido. También habría que cerciorarse si hay algún desperfecto u holgura en las transmisiones de las ruedas motrices. Incluso si piensas vender tu coche, revísalas antes pues es una cuestión que además de dar mala imagen al posible comprador denota que puede haber otros problemas. Puedes comprar neumáticos online en confortauto.com y ahorrar en las cubiertas y en problemas con un comprador.

5. Tubo de escape

Observa a simple vista si hay manchas que pueden señalar alguna pérdida. Pasa el dedo alrededor del tubo de escape por si hay suciedad. Si es grasienta, no es buena señal. Si el motor está caliente, no hace frío en el exterior y hay vapor blanco, también puede ocurrir algo negativo. En esta publicación te explicamos cómo limpiar la carbonilla del motor.

6. Bajos

De esta forma te asegurarás que el coche no ha sufrido daños en badenes por ir a mucha velocidad, etc. Si es así, la suspensión delantera podría verse también afectada. Estos datos también indican la forma de conducir del dueño y el uso que ha tenido el vehículo. Además, comprueba si el radiador o alternador son piezas originales por si pudieran haber sido cambiadas.

Revisar la parte mecánica

1. Motor

Es la parte más delicada de un coche usado pues, a la larga, podría salir cara cualquier incidencia no detectada. No dudes en arrancar el motor para oír cómo suena. No sería buena señal si hay vibraciones o sonidos raros al ralentí. Pregunta el estado de la correa de distribución, ya que su cambio es costoso. Para evitar sustos, es conveniente saber el kilometraje real, las posibles averías, así como pedir el libro de revisiones.

2. Niveles de líquidos

Es importante revisar todos los niveles de líquidos del refrigerante, dirección frenos, y por supuesto, del aceite. Observa si los manguitos están agrietados y analiza que no existan fugas de aceite. Aquí tienes toda la información sobre el cambio de aceite y filtros.

3. Amortiguadores

Para comprobar de manera rápida la suspensión de un auto es normal apoyarse en el capó y empujar hacia abajo. No es bueno que no rebote ni sea excesivamente blanda. Amortiguadores con mucho uso son poco eficientes, ofreciendo peor control y comodidad. Esto podría demostrar si la conducción ha sido agresiva con excesos en la aceleración y la frenada.

4. Frenos y embrague

Con el uso y los años, los frenos y el embrague son los elementos que más problemas suelen dar. Para ello, infórmate sobre el desgaste de las pastillas y comprueba cómo frena el vehículo en marcha para oír si hay chirridos, etc.  Siente cómo se comporta el pedal, por si no sube fácilmente o cuesta apretarlo demasiado. Cuidado con el sistema hidráulico, porque también puede fallar. No olvides examinar también el freno de mano, ya que puede estar destensado.

Examinar el interior del coche

1. Volante y palanca de cambios

¿Qué revisar en un coche de segunda mano en el interior? Esta parte te puede aportar muchos datos de cómo ha sido el uso que ha tenido. Por ejemplo, el volante puede tener signos de desgaste, revelando una intensa utilización. Al igual pasa con la palanca de cambios, que tendrás que introducir todas las marchas para ver si funcionan bien. Y vigila que no exista ninguna holgura. Asimismo cabe destacar que, con el tiempo, la dirección desviada es un fallo recurrente que habría que arreglar.

2. Salpicadero, airbags y electrónica

Con el tiempo, las piezas que componen el salpicadero se pueden desencajar. Es por ello que conviene revisar que todos los elementos encajan adecuadamente. Conviene chequear el equipo electrónico del coche, activar todos los mandos, y probar la pantalla táctil si la hubiera. Si algo fallara, podría deberse a los fusibles. Descubre su utilidad y cómo funcionan en este artículo. Además, sería genial probar el aire acondicionado o climatizador. Es imprescindible observar si los compartimentos de los airbags encajan bien, ya que en caso de accidente podrían no activarse.

3. Cinturones de seguridad

Por tu seguridad y la del resto de ocupantes, revisa concienzudamente si los cinturones y el cierre de seguridad funcionan. Aunque no suelen dar problemas al ser un dispositivo robusto, pueden bloquearse o estar destensados.

4. Asientos y tapicería

Primordial ver el estado de los asientos, especialmente el del conductor, que debe estar bien fijado posibilitando su regulación. Si el automóvil lleva banquetas móviles, comprueba que se reclinan bien y que todo funciona correcta y suavemente. Fíjate también en los reposacabezas, y apoyabrazos si los hubiera. También mira el estado de la tapicería original por si hubiera manchas o zonas decoloradas. Muchas personas usan fundas para ocultar desperfectos. Si quieres saber cómo limpiar los asientos, no te pierdas esta publicación.

5. Alfombrillas

Las alfombrillas son un elemento que se puede renovar fácilmente. Pero ver cómo se encuentran nos puede dar información valiosa de cómo ha sido tratado el vehículo. Exige su instalación si no las encuentras en el coche.

6. Habitáculo interior

Echa un vistazo a todos los elementos del interior, ya que te pueden dar pistas del uso que ha tenido el automóvil. Analiza detenidamente las partes de plástico, zonas de las puertas, mandos de los elevalunas…

Coches en fila

Resumen

En definitiva, es fundamental pedir una prueba a fondo del vehículo a comprar. Es la mejor forma que tenemos de comprobar el estado real del producto que vamos a adquirir. Además, te aconsejamos pedir en la Dirección General de Tráfico (DGT) el historial del coche. Su coste es de 8,50 euros y lo puedes solicitar fácilmente por vía telemática. Recuerda que, dependiendo de los años del automóvil, también tendrás que pasar la ITV. Así, saber qué revisar en un coche de segunda mano te ayudará a identificar posibles fallos antes de comprar uno.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

Equivalencia de neumáticos

Equivalencia de neumáticos: ¿qué es?

A la hora de cambiar las cubiertas del coche puedes hacerlo por unas iguales o ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *