¿Sospechas que el turbo de tu coche está averiado?

Si sospechas que el turbo del coche tiene alguna avería, puede que estés en lo cierto, ya que se trata de una de las partes del vehículo que más problemas suele dar. No obstante, no debes preocuparte: solo debes acudir a tu taller más cercano para que te den una solución. En las siguientes líneas te hablamos de cuáles son las causas más frecuentes de que el turbo se averíe. Asimismo, comentamos qué síntomas pueden servirte para identificar el problema y algunas posibles soluciones.

¿Qué es el turbo del coche y cuál es su función?

Suele llamarse turbocompresor y es una de las piezas mecánicas más importantes del coche. Sobre todo por el coste que tiene asumir sus averías. Se trata de un sistema de sobrealimentación cuya función principal es mejorar la eficiencia del motor.

¿Cómo lo hace? Muy sencillo. Si un motor común aspira aire para introducirlo en el cilindro, el motor turbo comprime ese aire para inyectarlo en mayor cantidad. El resultado es que, a más aire, mayor potencia tiene el motor.

Entre las posibles causas de avería en el turbo se encuentra la utilización de un aceite de mala calidad. También es importante respetar los tiempos de enfriamiento y calentamiento del turbo para evitar averías derivadas.

turbo coche

¿Cómo identificar una avería en el turbo? Síntomas y posibles soluciones

Una de las características del motor turbo es su ruido. Si notas que ha cambiado, será un síntoma inequívoco de que algo no va bien. Lo sentirás al acelerar, si el ruido es mucho más fuerte de lo habitual, o si hace un resoplido. Al igual que en otros muchos problemas mecánicos, prestar atención a qué te dice tu coche es muy esclarecedor.

También puede ocurrir que el turbo genere silbidos o algo parecido al sonido de una sirena. Mientras que en el caso anterior la avería podía deberse a un manguito roto o aflojado (con una solución rápida y barata), en este caso el problema sería más costoso e importante. Un silbido implica que la turbina está rozando alguna parte del turbo, lo que puede hacer que acabe por desintegrarse, debido a las altas revoluciones por minuto a las que gira. Antes de que esto ocurra, ve a un taller para evitar que el motor acabe en un desguace.

La vista es importante para detectar averías en tu coche

Por ejemplo, si ves que el humo es azulado o blanco, estarás ante otro síntoma de problemas en el turbo. Detrás de este color se encuentra una quema del aceite, debido en la mayor parte de los casos a una pérdida del mismo por la holgura en el cartucho del turbo. Ante este tipo de avería, lo mejor es parar y llamar a una grúa para evitar que los daños se vuelvan más costosos de reparar.

Por último, otro síntoma frecuente de problemas será que el coche dé tirones al circular. El origen puede estar en la acumulación de carbonilla tras circular a bajas revoluciones, lo que provoca una obstrucción en el turbo. Una visita al taller te permitirá descarbonizarlo y recuperar toda su potencia.

Estas son algunas de las averías más frecuentes en el turbo del coche… Pero no las únicas. Ante cualquier sospecha de que algo no funciona como debería, no dudes en acudir a un taller en Valladolid, en Ciudad Real o en cualquier provincia española. ¡En la red Confortauto contamos con establecimientos en toda la península para solucionar cualquier problema con tu vehículo!

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

Neumáticos runflat y neumáticos reforzados

Neumáticos runflat y neumáticos reforzados

Las ruedas son una parte esencial del coche. Hoy vamos a conocer la tipología de ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *