Válvula de descarga: qué es, qué función tiene y averías comunes

Si alguna vez te has preguntado qué es la válvula de descarga de un coche, estás en el sitio adecuado. También puede que la conozcas como válvula de vaciado, válvula de escape o waste-gate, en inglés. En Confortauto vamos a explicarte en qué consiste esta pieza. Las válvulas de descarga están en todos los motores que tienen turbo, ya sea gasolina o diésel. Siempre que exista un turbo que introduzca aire a presión necesitará este tipo de válvulas. Se trata de un elemento que libera la presión del aire que genera el turbo cuando este no lo necesita. Al levantar el pie del acelerador, su mecanismo se pone en marcha para cerrar la circulación de aire a las cámaras de combustión.

Válvula de descarga motor

¿Qué es la válvula de descarga?

La válvula de descarga es un elemento que se localiza entre el turbo y la mariposa, responsable de abrir y cerrar el paso del aire. Su objetivo es aliviar la presión entre el turbo y los conductos de recepción cuando el sistema de admisión del motor está cerrado.

Su activación depende del pedal del acelerador. De este modo, al acelerar la mariposa se abre dejando pasar el aire por todo el sistema. Al contrario, en la desaceleración, la mariposa se cierra y la presión dentro del colector de admisión disminuye. Esto hace que se incremente la tensión existente entre el turbo y la mariposa. ¿Por qué? Porque sigue entrando aire al turbo. Precisamente, es ese exceso de presión el que la válvula de descarga debe atajar, ya sea reconduciéndolo o expulsándolo.

Hay que tener en cuenta que los motores turbo diésel no tienen mariposa de gases. Hay algunos modelos que si la incorporan, dejándola siempre abierta, para posibilitar una parada suave del motor. Asimismo es una manera de quitar presión, tanto al motor, como al turbo. En los motores atmosféricos no tiene sentido la instalación de una válvula de descarga.

¿Qué función tiene?

La principal función de la válvula de descarga es impedir que el vehículo sufra averías por una presión demasiado alta en el sistema. Asimismo, sirve para ofrecer estabilidad a todo lo que tiene que ver con la puesta en marcha del motor. Si esta válvula no se iniciara, las aspas giratorias del turbo tendrían mucho estrés, llegando a dañarse. Como consecuencia, el turbo acabaría atascándose, mermando así la presión de sobrealimentación e influyendo en el impulso del coche.

En definitiva, cuando aceleramos estamos cerrando la válvula de mariposa del motor. Una acción que provoca un aumento en la presión de sobrealimentación. Sin embargo, si cambiamos de marcha o desaceleramos, el turbo continuaría funcionando por inercia ejerciendo presión, pero la válvula de descarga se abriría para liberar esa presión. Otra cosa es si el automóvil está al ralentí. En este caso, como no hay que liberar presión, la válvula estaría sometida a la misma presión por ambas partes.

Tipos de válvulas de descarga

Hay distintas válvulas de descarga dependiendo de la forma de apertura, del recorrido que hace el aire a presión descargado de la zona de recepción y hasta con funcionamiento eléctrico.

Según el recorrido del aire a presión descargado de la admisión

  • Válvulas atmosféricas o BOV (Blow Off Valve): su misión es liberar el aire fuera del motor. Con ellas, el mecanismo del turbo de los vehículos aumenta su vida útil.
  • Válvulas de recirculación, bypass o CBV (Compression Bypass Valve): son la versión más extendida en el mercado. Su finalidad es redirigir el aire al sistema de admisión para reutilizarlo, y no expulsarlo. Este reciclaje del aire se debe hacer en el área no presurizada de la admisión. Una zona previa al turbo y posterior al medidor de masa de aire o caudalímetro. Si su ejecución fuera en otro sitio, el coche podría reaccionar introduciendo más combustible, con el consiguiente incremento de consumo.

Según la apertura

  • Válvula de descarga de empuje (push): un muelle regulado (tarado) a una fuerza concreta es el encargado de accionar la apertura. Este presiona el pistón de la válvula para que esté cerrada. Pero cuando la presión en la admisión vence su fuerza, se abre la válvula para dejar escapar el aire almacenado. Es el fabricante el que regula el muelle, sino podría haber sobrepresión en el turbo, o fugas de aire comprimido que supondría perder potencia.
  • Válvula de descarga de tiraje (pull): es una opción más cara y sofisticada que permite una mayor optimización. Además, garantizan la más alta estanqueidad al ralentí y no tienen fugas bajo ningún rango de presión. Aquí es una membrana la responsable de la acción. Y a diferencia de la anterior, esta válvula no necesita ser regulada, ya que se adapta a cualquier grado de presión. Hay modelos más precisos que utilizan dos membranas. Y es que si la sobrepresión es leve, se usa una de ellas; si es media se utiliza la membrana de las presiones más altas; y si la sobrepresión es muy alta, funcionan ambas a la vez.

Con funcionamiento eléctrico

Hoy en día, en el mercado también podemos encontrar válvulas de descarga para el turbo con funcionamiento eléctrico. En estos casos se necesita una toma de corriente y un sensor que detecte el exceso de presión. También es necesario un regulador que programe la activación a una determinada presión y un sistema que abra y cierre el pistón cuando se requiera.

Averías comunes

Para evitar averías en la parte del turbo, lo recomendable es llevar un buen mantenimiento de la válvula de descarga. Además, es conveniente seguir las indicaciones de los fabricantes, que es diferente según cada automóvil. De esta manera, podremos mantener el turbo en un estado óptimo sin tener que recurrir a una sustitución. Una acción costosa, incluso si se opta por colocar un turbo reconstruido. Recuerda también, que cualquier modificación en el motor de un coche requiere una homologación para pasar la ITV. 

Como hemos podido ver anteriormente, son muchas las causas que pueden influir en el turbo del coche. Una de ellas es el mal funcionamiento de la válvula de descarga, especialmente podría verse afectado el muelle en las de empuje (push). Por su parte, en las de tipo de tiraje (pull), la membrana podría perforarse.

¿Y cómo detectar estos problemas? Para ello, los conductores y conductoras tienen que prestar atención a la aparición de posibles ruidos. Si escuchas silbidos o un soplado irregular en el turbo, podría desencadenar problemas en la potencia. Es por ello que deberás requerir la ayuda inmediata de un profesional de confianza en tu taller más cercano Confortauto.

filtros de coche

Resumen

En definitiva, la válvula de descarga es un componente importante para el motor y la seguridad de tu automóvil. Asegurar su estado óptimo y buen funcionamiento, así como seguir las instrucciones de los fabricantes, es clave para extender su vida útil.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

Historia de Goodyear

Historia de Goodyear: descubre más sobre la marca del pie alado

Como especialistas en neumáticos, en Confortauto nos gusta conocer a fondo todos las empresas que ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *