Neumáticos cristalizados: qué son, qué peligro tienen y cómo reconocer este problema

Los neumáticos cristalizados pueden ser un verdadero problema en carretera. Su aparición supone un deterioro importante porque pierden su agarre en firme. Saber identificarlos, poder evitar su aparición y tener claro cómo actuar es básico para una conducción segura. Además, contar con la ayuda de expertos en neumáticos, como Confortauto, te permitirá mantenerlos siempre en perfecto estado. Conoce todo acerca de este problema en este artículo.

Neumáticos cristalizados

Qué son los neumáticos cristalizados

Cuando hablamos de que un neumático se ha cristalizado nos referimos a aquel que se ha endurecido. Por norma general, el tacto de las ruedas de los vehículos es elástico. Sin embargo, al cristalizarse ese tacto se pierde y se convierte en rígido.

Los neumáticos se fabrican con caucho. Una de las propiedades de este material es la flexibilidad. Cuando se produce el efecto de la cristalización, las ruedas pasan a estar rígidas y pierden el agarre a la superficie por la que se circula. Eso aumenta el riesgo de sufrir un accidente en la conducción.

Los principales riesgos de los neumáticos cristalizados

Son varios los riesgos que se derivan de la pérdida de flexibilidad de los neumáticos. A continuación, te comentamos los más importantes:

– Dificultad en las curvas

Cuando el neumático pierde su agarre y se hace más rígido, es más difícil tomar las curvas. Eso se nota especialmente cuando el asfalto está mojado, pero también sucede en seco. El problema es que se produce una pérdida de tracción.

– Riesgo de aquaplaning

Como consecuencia de la pérdida de tracción en las ruedas aumenta el riesgo de que el coche se deslice en una superficie mojada. La pérdida del control del vehículo por parte del conductor es un riesgo muy grande.

– Aumento de la distancia de frenado

Otro de los riesgos derivados de un neumático cristalizado es el aumento de la distancia que necesita un vehículo para frenar por completo. Si es necesario pisar el freno a fondo para evitar un choque por un error de cálculo puede venir motivado, en realidad, por una pérdida de agarre de la goma.

– Incremento en el consumo de combustible

Cuando un neumático se vuelve rígido la resistencia a la rodadura aumenta. Eso se traduce en un mayor consumo de combustible. De hecho, se calcula que el consumo puede dispararse hasta en un 20% en estos casos.

Cómo detectar la rigidez de los neumáticos

Para estar seguros de que la rueda de nuestro vehículo ha cristalizado, es aconsejable acudir a un profesional. En confortauto.com puedes introducir tu código postal y pedir cita en tu taller más cercano. Es lo mejor para salir de dudas. No obstante, también es posible hacer una prueba que nos dará una pista muy acertada. Tan solo hay que hundir la uña de un dedo en el neumático. Siempre que la uña se pueda meter con facilidad es que aún el material es flexible. Si cuesta hacerlo, o la uña se dobla, es posible que haya que cambiar la goma. Hay que tener en cuenta que no es posible arreglar un neumático en estas circunstancias. La única opción es cambiarlo, si te ha ocurrido, recuerda que tienes disponible un amplio catálogo en nuestra web, en el que puedes comprar neumáticos para coche en confortauto.com a precios increíbles.

Principales factores de cristalización de los neumáticos

Son varios los motivos que hacen que los neumáticos cristalicen. Los más habituales son el uso del vehículo y el paso del tiempo. Por eso es importante revisar las ruedas cada cierto tiempo. En este sentido, hay que señalar que este problema no tiene por qué detectarse en la ITV. En la inspección se revisa el dibujo de los neumáticos y algunos desperfectos, pero no se mira su antigüedad.

– La temperatura

Las altas temperaturas tienen una influencia directa en las ruedas al hacer que pierdan su flexibilidad. Por eso, en los climas secos es más habitual este problema. También es más propio del verano que de otras épocas. Para evitar este problema es aconsejable que no dejemos el vehículo expuesto al sol directo ni a heladas. Los cambios bruscos de temperatura son un riesgo.

– El terreno

El tipo de terreno por el que circulamos también influye en el estado del neumático. Conducir por caminos forestales hace que nuestros neumáticos sufran más que en carretera. Este tipo de superficies puede provocar que aparezca la cristalización.

– El estilo de conducción

Es otro de los factores que influyen en el estado de los neumáticos. De hecho, la conducción agresiva está ligada con un mayor riesgo de que se produzca una cristalización de la goma. Por el contrario, una conducción suave garantizará que las ruedas se mantengan en buen estado durante más tiempo.

Resumen

Asegurar el buen estado de los neumáticos es clave para mantener una conducción segura. Es posible que no te hayas parado a revisar la rigidez de los neumáticos. Habitualmente se insiste en otras cuestiones, como la profundidad del dibujo, que debe tener un mínimo de 1,6 milímetros. Sin embargo, evitar la aparición de los neumáticos cristalizados es fundamental para reducir el riesgo de accidentes en carretera. Ya sabes que siempre puedes acudir a Confortauto para hacerlo cada cierto tiempo y así evitar sustos.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

Spray para las ruedas para la nieve

Spray para las ruedas para la nieve: ¿para qué es?

Para conducir seguros en climas muy fríos lo más recomendable es montar cubiertas de invierno ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *