La Correa de Distribución – Cuándo y Cómo saber cuándo cambiar la correa de distribución – Confortauto

 

¿Qué tipos de correa existen para mí coche?, ¿cómo saber si debo realizar una sustitución? Conoce todo lo necesario para evitar imprevistos.  

La correa de distribución y su mantenimiento

La correa de distribución es una pieza fundamental para el correcto funcionamiento del motor. Vamos a hablar de los distintos tipos que existen y de los aspectos a vigilar para alargar su vida útil.

 

 

Tipos de correa de distribución

Este elemento del vehículo tiene la función de enlazar el cigüeñal del motor con el árbol de levas. En consecuencia, es fundamental que esté en buen estado para que el coche funcione. Si la correa está deteriorada, las consecuencias son muy negativas.

Por otra parte, hay que distinguir entre correa y cadena de distribución. Como veremos, hay diferencias sustanciales entre ambas.

Distribución por correa

Está fabricada en caucho y la mayoría de los vehículos incluyen este sistema porque es mucho más silencioso. El hándicap, sin embargo, está en que hay que cambiarla entre 80.000 y 100.000 kilómetros, según el fabricante. Tiene una vida útil máxima de 5 años y eso es algo que deberías tener en cuenta.

Este accesorio ya no es tan utilizado como antaño. Si bien su uso se generalizó a partir de los años 90, en los últimos años ha ido a la baja. El hecho de que sea más fácil su rotura ha provocado que algunos fabricantes hayan apostado por recuperar la cadena de distribución.

Distribución por cadena

Los primeros vehículos contaban con cadena de distribución. Lo cierto es que cumplía con la misma función. El problema, no obstante, es que generaban mucho ruido, situación que hoy se está moderando. La gran ventaja es que duran hasta 350.000 kilómetros, que es la vida útil de un turismo de gama media. Esta es la razón por la que, últimamente, ha vuelto a ganar peso este formato.

El gran problema de antaño, el ruido, hoy se ha podido arreglar. El interior del habitáculo es muy silencioso y, por lo tanto, se compensa con el traqueteo que se genera. Por eso, es de esperar que aumente el número de modelos que utilizan cadena y no correa.

 

¿Cuándo tenemos que cambiarla?

Realmente, el primer consejo que hay que dar es proceder al cambio cuando proceda. Si no se hace, se averiarán otras partes del motor y la reparación podría superar los 3.000 euros. Este es el motivo por el que esta es una de las averías más temidas por los conductores. Incluso en algunos casos, compensa más vender el coche o llevarlo al desguace que repararlo.

Si se trata de una correa, puedes hacer una inspección ocular. De esta manera, comprobarás si tiene estrías o un desgaste que aconseje cambiarla. Como hemos dicho antes, el cambio a destiempo es un gran problema por los costes que genera. Si alguna vez notas algún ruido extraño, para inmediatamente. Ha habido casos en que, por hacerlo, se ha evitado que hubiese daños mayores en el motor. Tomar como principio general este hábito con cierta frecuencia es positivo.

Finalmente, y como principio general, te convendrá venir cuando toque a hacer la revisión de tu vehículo. El beneficio de ello es que se puede comprobar si hay algún problema. A veces, el sistema de la correa es complejo o hay varias correas. Cuando esto sucede, solo un mecánico especializado puede comprobar el estado real. Piensa, por otra parte, que revisar si no se sabe de mecánica entraña un cierto riesgo.