Líquido Refrigerante: Todo Lo Que Debes Saber | Confortauto

¿Qué nivel de líquido es el adecuado?, ¿qué refrigerante debo usar en mi vehículo? Esto es lo que debes conocer para un conseguir un correcto mantenimiento.

 

El mantenimiento del líquido refrigerante y sus funciones

El líquido refrigerante es uno de los componentes indispensables para garantizar el buen estado del motor. En este artículo te explicamos qué tienes que saber para utilizarlo con sentido común y facilitar el buen funcionamiento.

 ¿Qué es y para qué sirve el líquido de refrigeración?

El motor, por su propio mecanismo e inercia, tiende a calentarse. El problema está en que, a partir de un determinado punto, podría resultar problemático. La función del este líquido, por lo tanto, consiste en reducir la temperatura media. Tener en cuenta este elemento es fundamental porque así se alargará la vida útil del motor.

Un elemento importante es comprobar los niveles. Tanto si está por debajo como si está por encima de lo recomendado, esta cuestión puede generarte problemas. Aquí te decimos cómo realizar la revisión con garantías. A diferencia de otras comprobaciones, esto lo puedes hacer cada poco tiempo y de manera sencilla.

 

Jordi Aconseja – Refrigerante

 

 

 

¿Cómo cambiar el líquido de mi vehículo?

Para saber si tienes que cambiar o no los niveles, tendrás que hacer una comprobación previa. Para que esta sea efectiva, deberías hacerlo cuando el motor esté en frío. Por ejemplo, si hace 10 minutos que has apagado, quizás aún no sea el momento. Tómatelo con calma porque, sobre todo, lo importante es que la cantidad que calcules sea exacta y se ajuste a la realidad. No hay que fallar por exceso ni por defecto.

Nivel adecuado

Normalmente, se indica un máximo y un mínimo. Por lo tanto, el nivel del líquido tendría que estar entre ambas variables. Lo más habitual, cuando hay problemas, es que el nivel esté por debajo de lo recomendable. Si es así, el motor se puede resentir y, a medio plazo, tendrás problemas. Un caso recurrente de recalentamiento en el motor está relacionado con el fallo en este líquido.

 

Posición del vehículo

Otro aspecto a tener en cuenta, y que algunas personas obvian en ocasiones, es la posición del vehículo. Para saber la cantidad real de líquido de refrigeración que hay, este tendrá que estar plano. Si hay algún tipo de inclinación, eso influirá la inclinación y puede no ser representativo. Por desgracia, muchos cálculos erróneos tienen que ver con esta gestión, que es sumamente sencilla.

¿Cómo cambiarlo yo mismo?

Finalmente, hay que decir que la recarga del líquido refrigerante es una operación muy fácil. En ocasiones, si lo deseas, lo podrás hacer tú mismo. Si tienes conocimiento, no debería resultar demasiado sencilla, siendo inclusive más fácil que un cambio de aceite. Además, y es importante decirlo, no es una operación que manche excesivamente.

 

¿Qué líquido va bien para mi automóvil?

Lo cierto es que hay varias marcas y gamas, teniendo en cuenta también el modelo de vehículo. Como principio general, la mayoría de los líquidos son mezclas de anticongelante y agua. Incluso, y como urgencia, puedes utilizar anticongelante y añadir agua destilada si no tienes mejor remedio. En cualquier caso, ten en cuenta que, si no lo tienes claro, puedes tener problemas.

En caso de no conocer bien la situación, es mejor dejarse asesorar. La gran ventaja de un taller especializado es que conoce todo tipo de modelos y sabe qué se necesita. Intuitivamente podemos pensar que un líquido es mejor que otro, pero, al final, cada modelo es un mundo. La ventaja de ir a un mecánico es contar con su experiencia, y sabrá asesorar con certeza acerca de lo necesario.