Pastillas de Freno y Sistema de Frenado | Confortauto

¿Están desgastadas? ¿Cómo y cuándo debo cambiar las pastillas? Te contamos los detalles para tener a punto el sistema de frenado.

 

Revisión y cambio de las pastillas de freno

La revisión del estado de los frenos es una cuestión de seguridad en la que no hay que escatimar. Las pastillas de freno son, normalmente, el aspecto más delicado. Te explicamos qué tener en cuenta.

 

 

¿Qué es el sistema de frenado?

Es importante tener en cuenta que el sistema de frenado tiene varios componentes, además de los pedales. Por un lado, el disco; por otro, las pastillas. Además, deberías revisar con cierta frecuencia el estado del líquido de frenos.

La mayoría de los turismos funcionan con frenos de disco (aunque también los hay de tambor) y estos han de estar en buen estado. Con cierta frecuencia, se tienen que renovar porque se desgastan por la presión. Este proceso es natural y, por lo tanto, se tendrán que cambiar cada cierto tiempo.

De la misma manera, hay que comprobar que el estado del líquido de frenos es el correcto y hay suficiente cantidad. En este caso, se trata de controlar los niveles que hay con una cierta frecuencia. La varilla es una alternativa interesante para medir los niveles cuando no se tenga claro. De esta manera, llegarás más allá de lo que llega un testigo automático del cuadro de mandos.

 

¿Cuánto tiempo duran las pastillas de freno de un coche?

Dependerá de las características del motor y del peso del vehículo, pero lo normal es que se tengan que cambiar a partir de los 25.000 kilómetros. En condiciones normales, el elemento que determina el desgaste es el uso. Sí es cierto que los modelos más modernos ya incluyen un testigo en el cuadro de mandos que avisa de que su duración llega a su fin.

 

Pastillas traseras y delanteras

Otro elemento a considerar es que no todas las pastillas se gastan por igual porque dependerá del modelo y la ubicación. Lo normal es que el desgaste de las delanteras sea el doble que las traseras. Esto se debe a que los frenos se desgastan más por la presión a las ruedas delanteras. Por lo tanto, cuando se haga una revisión se debería valorar esto para no tener problemas. Es lógico que los niveles de desgaste sean diferentes y, por lo tanto, las de detrás no deberías cambiarlas tan a menudo. Tener en cuenta esto es importante para evitar problemas.

Finalmente, y no se debería desdeñar este factor, dependerá del uso que se haga del vehículo. Por ejemplo, si la conducción tiende a apurar neumáticos o no son los adecuados para la superficie, la pastilla de freno puede experimentar un desgaste mayor.

 

¿Cáda cuánto hay que revisarlas?

El primer paso es la revisión regular que se puede hacer anualmente. La inmensa mayoría de los turismos pueden pasar un año sin necesidad de realizar un cambio. Si vas a hacer tu revisión anual, este es un buen momento para comprobar si todos los elementos del sistema está en condiciones. Si no usas demasiado tu coche igual no hace falta cambiarlos, pero con un recorrido medio sí deberías consultar.

Posteriormente, es importante comprobar que se tengan los componentes necesarios. Las pastillas y el líquido no suelen ser problemáticos, pero los discos conllevan una mayor complejidad. Un taller especializado puede proveer de todo tipo de complementos. De esta manera, se podrá realizar la operación de cambio con garantías. Muchas veces, y aunque tengamos conocimientos de mecánica básicos, podemos despistarnos. Si es así, puede que no sepamos cuándo hay que cambiar un componente, con el consecuente riesgo. Lo principal es la seguridad, pero hay que recordar que en una ITV van a revisar los frenos.