¿Cuál es la misión principal del líquido refrigerante? Claves

El líquido refrigerante es de vital importancia para el correcto funcionamiento del motor del automóvil. Nos hemos habituado a llamarlo también ‘anticongelante’, aunque realmente esta es solo una de sus funciones. Su misión principal es mantener la temperatura del motor del vehículo evitando sobrecalentamientos o enfriamientos excesivos. Otra de sus funciones es inhibir la corrosión de los componentes del coche. Y es que el líquido refrigerante absorbe el calor que proviene del interior del motor cuando está muy caliente. Esto hace que las piezas no se congelen a temperaturas muy bajas.

Si tienes dudas sobre cómo y cuándo cambiarlo, o cuál es el más recomendado, en Confortauto tenemos todas las respuestas. Sigue leyendo y no te pierdas ningún detalle.

¿Qué importancia tiene?

Para saber cuál es la misión principal del líquido refrigerante tenemos que ir directamente a sus propiedades. Al ser un compuesto químico a base de etilenglicol es capaz de regular la temperatura del motor. Como ya hemos dicho, es el encargado de proteger el motor de nuestro vehículo del frío y del calor. ¿El objetivo? Evitar el sobrecalentamiento en temperaturas muy altas y el congelamiento en temperaturas muy bajas. Al actuar también como lubricante, impide que haya corrosiones de las partes móviles internas. Además, protege y limpia de la oxidación de las piezas.

Cabe destacar que el radiador es otra pieza muy importante de este circuito, pues complementa perfectamente al líquido refrigerante. Es el responsable de reducir la temperatura del líquido refrigerante, así que debemos tratar de mantenerlo siempre limpio.

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiarlo?

La duda que nos puede surgir ahora es cuándo hay que cambiar el líquido refrigerante y cómo hacerlo. En principio no hay una fecha exacta o período de tiempo para cambiarlo. Se recomienda hacer la sustitución cada 40.000 – 50.000 km, o en su defecto, cada dos años como máximo. Pero esto dependerá mucho de varios factores: uso del vehículo, tiempo desde su compra, condiciones climatológicas externas…

Por ejemplo, en climas cálidos será necesario revisarlo con más frecuencia al estar expuesto a posibles sobrecalentamientos. En cambio, en condiciones de más frío no se corre tanto riesgo al no estar expuesto el coche a una posible ‘explosión’. Aunque no por eso debemos descuidarlo. Y es que los conductores suelen preocuparse más por un posible sobrecalentamiento y no dan importancia al congelamiento del motor. ¿Es esto un error? Hay que decir que ambas situaciones son igual de peligrosas y pueden causar daños al motor de nuestro automóvil.

¿Cómo saber si hay que cambiar el líquido refrigerante?

Conocer cuál es la misión principal del líquido refrigerante también implica tener conocimientos de otros muchos factores. Porque dependiendo de la tipología que se use, se deberá cambiar con una frecuencia u otra. Los líquidos refrigerantes con glicol se deben cambiar, como ya hemos mencionado, alrededor de los 40.000 km o dos años. Por su parte, los líquidos refrigerantes orgánicos resisten un poco más pudiendo cambiarse cada 80.000 km o cinco años. Si quieres saberlo con más exactitud, te recomendamos ir al libro de mantenimiento del vehículo. Allí aparecerá toda la información. En caso de no tenerlo por pérdida, siempre puedes venir a Confortauto y te ayudaremos.

¿Cómo elegir el líquido refrigerante adecuado?

En el mercado actual existe una gran variedad de marcas pero, ¿cómo saber en qué se diferencian los líquidos refrigerantes? Su principal diferencia es la concentración y rango de protección térmica, un factor clave que determina su precio. Y es que un líquido refrigerante con mayor concentración de anticongelante y mayor rango de protección sería perfecto para situaciones extremas. Es por ello que no se puede determinar un líquido idóneo para el automóvil sin conocer las propiedades del coche y el clima.

Para elegir el más adecuado es aconsejable revisar el manual de propietario del automóvil. Y en caso de no tenerlo, acudir a profesionales como Confortauto. En nuestra red de talleres podrás saber cuál es la misión principal del líquido refrigerante y tendrás asesoramiento sin compromiso. Tenemos las mejores marcas del mercado y te detallaremos las propiedades de cada uno de ellos.

Cuál es la misión principal del líquido refrigerante

Toma nota

El líquido refrigerante es una sustancia con propiedades muy especiales y cuya función principal es proteger el motor del automóvil. Es un líquido capaz de adaptar su función al clima exterior, resguardando tanto del calor como del frío. En temperaturas muy altas evita que los líquidos se evaporen, y en temperaturas muy bajas evita el congelamiento. Asimismo, evita corrosiones de los materiales internos del motor y el desgaste de muchas otras partes móviles.

No se puede determinar cuánto dura el líquido refrigerante de un coche, pero se recomienda hacer revisiones periódicas. Lo ideal sería no sobrepasar los 40.000 o 50.000 kilómetros. O en su defecto, los dos años desde la última sustitución. En caso de no hacerlo, el vehículo podría tener problemas graves como calentamiento del motor, congelación, u otro tipo de averías.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

de qué depende la deriva del neumático de un camión

De qué depende la deriva del neumático de un camión: claves

A la hora de elegir un neumático se deben tener en cuenta varios aspectos para ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *