Inflado con nitrógeno: ¿qué es? ¿Aporta ventajas?

El inflado con nitrógeno de las ruedas de los vehículos es un tema que ha despertado mucho interés. La seguridad en la conducción es básica para evitar accidentes. Para ello, garantizar un buen estado de las ruedas es fundamental. A la hora de hacer algún cambio, conviene ponerse en manos de especialistas en neumáticos como Confortauto. Nuestros profesionales podrán aclararte si el nitrógeno es lo que realmente necesitan las ruedas o si el aire normal es igual de válido.

Inflado con nitrógeno en neumáticos

¿Qué es el inflado con nitrógeno?

A día de hoy, encontramos en las gasolineras puntos para hinchar las ruedas con aire normal. Sin embargo, es posible acudir a otros lugares para utilizar el nitrógeno para inflar los neumáticos. Básicamente, se trata de utilizar este gas para llenar las ruedas.

En realidad, este gas se utiliza habitualmente para el hinchado de las ruedas de vehículos de carga y de los aviones. El mecanismo es el mismo: solo hay que quitar los tapones de las ruedas, enchufar la manguera y seleccionar la presión que queremos.

Un punto clave del uso del nitrógeno es su estabilidad. Los gases se expanden al calentarse y se contraen cuando se enfrían. Esto es algo que sucede también en el interior de los neumáticos. De hecho, la presión aumenta o desciende con los cambios de temperatura. Sin embargo, como hemos apuntado, el nitrógeno es un gas estable, permitiendo mantener la presión inalterable a pesar de diferentes cambios ambientales.

Ventajas que aporta el nitrógeno en las ruedas

Lo cierto es que el inflado con nitrógeno sí aporta algunos beneficios. Por eso hay algunos conductores que prefieren utilizarlo para cuidar sus ruedas. No obstante, no es algo que sea imprescindible para la mayoría de los vehículos. Entre los más importantes, se encuentran los beneficios que vamos a ver a continuación:

– Estabilidad

Probablemente, es la principal ventaja que aporta el nitrógeno con respecto al aire normal. Las ruedas que se inflan con este gas suelen ser más estables. Como hemos apuntado antes, el nitrógeno es capaz de mantenerse inalterable a pesar de los cambios externos. Las moléculas de este gas son más grandes, por lo que es más difícil que salgan y hagan perder presión a los neumáticos. Eso implica un mejor funcionamiento de las ruedas, menos consumo de combustible, más seguridad y, al mismo tiempo, una vida útil mayor.

Desgaste homogéneo

Otro aspecto importante y destacable de usar nitrógeno es que el desgaste de las ruedas es homogéneo. Habitualmente, la banda de rodadura o la zona lateral de los neumáticos se desgastan más. Sin embargo, al ejercerse una presión uniforme, la zona de desgaste también lo es.

Oxidación de la llanta

El nitrógeno ayuda igualmente a evitar la oxidación de las llantas del vehículo y de las ruedas. Eso se debe a que es un gas no corrosivo. El uso de aire normal aumenta el riesgo de oxidación.

– Temperatura

Cuando utilizamos el nitrógeno para las ruedas del vehículo, reducimos la exposición a las altas temperaturas. Es decir, los neumáticos son menos sensibles. Por tanto, se calentarán menos cuando estamos circulando. Eso reduce el riesgo de que puedan reventar.

– Cristalización

Al inflar los neumáticos con nitrógeno estamos protegiéndolos. Este gas reduce el riesgo de cristalización, por lo que es una ayuda para que la goma mantenga su flexibilidad.

Dudas sobre el uso del nitrógeno en las ruedas

Como se puede ver, el uso del nitrógeno ofrece algunos puntos positivos que pueden ser interesantes para los conductores. Dicho esto, conviene tener en cuenta algunas cuestiones a la hora de emplear el nitrógeno para hinchar los neumáticos.

Una de las dudas habituales es sobre la posibilidad de combinar el nitrógeno con el aire normal. Lo cierto es que sí se puede hacer. No hay ningún problema en llenar el neumático con ambos gases. El problema está en que si se combinan y se reduce la cantidad de nitrógeno, las ventajas también se irán reduciendo. Lo ideal sería vaciar por completo la rueda y rellenarla con hidrógeno si queremos disfrutar de todas sus ventajas. Por lo tanto, si piensas comprar en nuestra tienda de neumáticos online confortauto.com puedes aprovechar y llenarlos con nitrógeno.

La revisión de la presión se debe hacer una vez al mes. En el caso de inflarlos con nitrógeno no cambia ese consejo. Es decir, lo ideal es que sigamos revisando todos los meses los neumáticos. En caso de que hayamos utilizado el nitrógeno, lo más probable es que la presión se mantenga casi inalterable. Eso es así incluso estando dentro del garaje. Sin embargo, hay que hacer la revisión por seguridad.

Como se puede ver, el inflado con nitrógeno de las ruedas de los vehículos ofrece numerosas ventajas. Sin embargo, también es cierto que en el uso diario de muchos conductores no parece que sea algo imprescindible. Puede ser interesante su uso a largo plazo, sin duda. Con todo, es aconsejable consultar con un taller experto en neumáticos como Confortauto para que puedan ofrecerte los mejores consejos al respecto.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

neumáticos para coches eléctricos

Neumáticos para coches eléctricos: ¿tienen alguna característica especial?

En Confortauto somos especialistas en neumáticos. Para nuestra compañía, la adaptación de la tecnología al ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *