• El neumático
    • ¿Qué es un neumático?

Un neumáticos es un producto compuesto por muchos materiales que se genera como resultado de un proceso de ensamblaje complejo. Algunos de esos materiales son el caucho (natural y sintético), acero, fibras textiles, etc. A pesar de que el aspecto exterior nos puede dar la sensación de que es un producto sencillo - redondo, negro y hueco - en realidad es un producto altamente tecnológico, complejo y sofisticado, fruto de numerosas investigaciones e inversiones en I+D (investigación y desarrollo). 

Banda de rodamiento y dibujo

La banda de rodamiento es el único punto de contacto del neumático y del vehículo con la carretera. Debe resistir el desgaste y la abrasión, y ser adherente a todo tipo de suelos. Además, para un menor consumo de combustible, es importante que la resistencia al rodamiento sea baja.

El dibujo de la banda de rodamiento cambia en función de la naturaleza, el uso  (los neumáticos de nieve, por ejemplo) y la marca del neumático. Su diseño puede ser simétrico, asimétrico y/o direccional, dando a los neumáticos un uso diferente. El indicador del desgaste del dibujo es la profundidad de alguna de las ranuras principales (debe ser de 1.6 mm). Asegúrese de revisar con regularidad el indicador de desgaste y la presión de sus neumáticos. Un buen neumático es un neumático en buen estado y con una presión de inflado correcta. Su seguridad y la de sus pasajeros dependen de ello! 

Flancos

El flanco, hecho de caucho flexible, es la zona lateral del neumático, y la que soporta más presión y sufre más deformaciones durante el rodamiento. Su principal función consiste en absorver y soportar los golpes, especialmente contra las aceras. Además, en los flancos se encuentra toda la información y marcajes sobre el neumático.

Aros

Los Aros están formados por varias tiras metálicas que refuerzan el talón del neumático, parte que permite asegurar el neumático a la llanta.

Carcasa

La carcasa está compuesta por cables de fibra textil formando arcos que van de lado a lado, y pegados a la goma. Es altamente resistente a la presión, y un elemento clave en la estructura del neumático. La mayoría de los neumáticos de turismo llevan una o dos carcasas.

Cinturón con lonas

El cinturón se compone de varias capas de acero y correa de nylon que se cruzan hasta componer una malla deformable, que es a la vez flexible y rígida. La función del cinturón es dar estabilidad a la banda de rodadura, mejorando el desgaste, el manejo y la tracción.

Revestimiento de la goma interior

El revestimiento interior es una lámina de goma que hace de revestimiento de la carcasa y la hace resistente al agua. Esto la convierte en cámara de aire para aquellos neumáticos "tubeless". A pesar de su rigidez, el aire sale de forma natural, por lo que hay que controlar la presión una vez al mes y siempre antes de un viaje largo. 

 

 

¿Cuáles son sus funciones?

Los neumáticos tienen más funciones para el conductor de lo que se puede pensar. No son sólo el contacto con la carretera y lo que nos hace rodar, sino que si los conocemos un poco más de cerca, nos daremos cuenta de hasta qué punto pueden influir en la conducción. Algunas de estas funciones son:

Guiar el vehículo o direccionarlo

Como el neumático es nuestro contacto con el suelo (tanto en asfalto como en los caminos más difíciles) nos sirve para orientar la dirección del vehículo. Por ello es importante vigilar la presión, ya que si es inferior o superior a la recomendada, afectará al agarre y, por tanto, a la respuesta al volante.

Atención! : podemos perder el control de la dirección si hay demasiada agua en el suelo (aquaplaning) o si hay gravilla. Además, si nos encontramos con una curva o tenemos que hacer un giro brusco por algún obstáculo, nos conviene llevar la presión correcta para que el vehículo responda lo antes posible.

Sostener la carga 

El neumático soporta todo el peso del vehículo, de sus ocupantes y de la carga. Además de esto, cuando llegamos a determinadas velocidades y giramos en una curva, la inercia de la carga hace que se multiplique el peso que hay que soportar. También se multiplica el peso en las frenadas y los acelerones, donde el neumático sufre mucho y se calienta. Así, un neumático de coche sustenta 50 veces su peso.

Atención! : En la ficha técnica del vehículo hay diferentes recomendaciones de inflado en función de la carga del vehículo, y en ocasiones en función del eje. La presión recomendada está relacionada con el vehículo, su peso y su potencia, entre otras cosas.

Amortiguación

Además de los amortiguadores que se encargan de reducir el impacto de baches, desniveles y obstáculos en el camino, los neumáticos hacen un papel amortiguador. La presión vuelve a ser la clave en este sentido con el fin de que la conducción resulte más confortable para el usuario y además, como protección para el vehículo. 

Atención! : Tener en mal estado los amortiguadores y llevar una mala presión de los neumáticos  puede suponer que otras piezas del vehículo se estropeen y se dañen. Si cuidamos estos aspectos, conservaremos nuestro vehículo en buen estado por más tiempo. 

Rodar

 

El hecho de que el neumático ruede sobre el suelo y que se tenga que deformar y adaptar a él, provoca que se caliente y que consuma energía. Una diferente resistencia a la rodadura entre un neumático y otro puede poner en riesgo el confort del conducto y de los ocupantes del vehículo.

Atención! : En el caso de que el conductor perciba vibraciones en el volante, es necesario acudir al taller, ya que lo más probable es que se necesite realizar un alineado de la dirección.

Durar

 

El tiempo que conservamos los neumáticos en buenas condiciones y con todas sus prestaciones, va a depender del tipo de conducción que hagamos, la presión de los neumáticos, el equilibrado y alineado del vehículo, la carga, el tipo de carreteras por las que circulamos, etc. Hay modelos de neumático que se adaptan mejor a unos factores que a otros, y por ello es importante que nos fijemos en las medidas, pero también en las prestaciones y lo que nos ofrece cada modelo.

Atención! : Hay que tener en cuenta que el desgaste no es el mismo en el eje delantero y en el trasero. Esto va a depender de cuál sea el eje de tracción del vehículo. Nuestros neumatiqueros recomiendan cruzar los neumáticos a los 15.000 km aproximadamente, aunque dependerá de muchos factores. Esto nos ayudará a aprovechar las prestaciones del neumático durante mucho más tiempo.